Errores que debes evitar justo después de entrenar

Realizar un duro entrenamiento con pesas y cardio no es el único trabajo en el que has de centrarte. Si después de hacer ejercicio no realizas una serie de pautas, puedes experimentar consecuencias negativas para tu salud. Lo que haces justo después de entrenar es clave para una buena recuperación y para el crecimiento muscular.

Evita estos errores después de realizar ejercicio para no torpedear tu esfuerzo y sacrificio:

No estirar

Estirar después de entrenar es vital para sacar provecho a los ejercicios que hemos realizado. Además de evitar una sobrecarga muscular, te motivará a continuar con tu rutina al no experimentar dolores muy fuertes los días siguientes. Estirar también aumenta la flexibilidad y contribuye a que los músculos absorban una mayor cantidad de minerales. No solo evitará lesiones y calambres musculares, sino que también ayudará a que te vayas mucho más relajado a casa.

No cambiarte de ropa

Muchas veces no le damos la importancia que toca a cambiarse de ropa después de realizar un entrenamiento en el que sudas. Al salir con la ropa mojada, las bacterias se aferran a tu cuerpo y aumenta la probabilidad de caer enfermo y de que sufras consecuencias dermatológicas, como, por ejemplo, que te salgan granitos por el cuerpo. Cambiarse de ropa promueve una buena circulación que ayuda al proceso de recuperación de tu cuerpo después de realizar ejercicio.

No comer adecuadamente

Este es uno de los errores más peligrosos que podemos cometer: no ingerir nada tras el entrenamiento o hacerlo inmediatamente después. Los expertos sugieren que lo mejor es hacerlo pasados 20 o 30 minutos tras la rutina física. Eso sí, no todo vale. La ingesta post entrenamiento deberá incluir proteínas, carbohidratos y un poco de grasa para que tu cuerpo recupere la energía consumida. Lo que debes evitar ingerir son alimentos de difícil digestión, como pan el blanco, el chocolate o carnes rojas.

No hidratarte

¡Muy importante! Es esencial que te asegures de que bebes suficiente agua antes, durante y después de entrenar. Los expertos señalan que la cantidad adecuada es de aproximadamente 30-35 ml por cada kilo corporal, además de 500-1000 ml por cada hora de ejercicio que hagas. ¡Esto es particularmente importante si sudas mucho!

Ducharse inmediatamente

Se recomienda cambiarse de ropa justo después de entrenar, pero esto cambia cuando hablamos de ducharnos. Lo mejor es que esperes entre una o dos horas desde que terminas tu entrenamiento hasta que te duchas. ¿El motivo? ¡Muy sencillo! La temperatura corporal que se alcanza tras ejercitarse suele ser de 38-39 grados, por lo que exponerte así al frío del agua puede hacer que tu circulación y presión arterial se vean afectados.

Ingerir bebidas energéticas

Después del entrenamiento no te hidrates con bebidas energéticas, ¡hazlo con agua! Las bebidas energéticas contienen altas dosis de estimulantes como son la cafeína, ginseng, azúcar, taurina…etc, que a la larga puede ocasionar problemas cardiacos. Es por ello por lo que es importante no abusar de ellas. Así que, ya sabes, siempre que puedas optar por el agua, mucho mejor.

En Personal Gim by ISG Sports te acompañamos en todo momento para mejorar tu salud física y mental. En nuestro centro deportivo te asesoramos de manera integral y ayudamos a cumplir tus objetivos.