Ordena tus hábitos y transforma tu vida

3 pilares básicos para tu salud: alimentación, ejercicio y descanso

El ejercicio físico, el descanso y una alimentación saludable juegan un papel fundamental en nuestra salud. Muchas veces no conseguimos rendir al máximo y esto suele ser porque nos centramos en un único factor. Por eso es importante no olvidarse de que debe haber un equilibrio entre los tres. A continuación, te explicamos cómo con pequeños cambios en los hábitos de vida, podemos mejorar nuestra salud sin apenas darnos cuenta.

Alimentación saludable

A menudo nos equivocamos pensando que comer saludable es llevar a cabo una dieta. Cada vez la palabra “dieta” va perdiendo más fuerza, pues lo que prevalece es el concepto “alimentación saludable”, es decir, integrar en tu día a día un estilo de vida y de alimentación sano y deshacerte de los malos hábitos.

Pero ¿en qué consiste una alimentación saludable? Pues bien, en todo caso, tendrá que ser variada y sin excederse en las cantidades. Deben prevalecer las frutas, hortalizas, verduras, legumbres, pescados y carnes frescas por encima de los productos ultra procesados, eso sí, con cierta flexibilidad y sin caer en las más estrictas restricciones.

Con pequeños gestos como modificar, por ejemplo, el brik de zumo por la pieza de fruta al natural, ya estamos deshaciéndonos de muchos azúcares inservibles para nuestro organismo. En medida de lo posible también recomendamos el consumo limitado de alcohol y refrescos, priorizando el agua como fuente de hidratación principal.

Ejercicio físico

Los seres humanos debemos tener como base una vida activa que nos permita movernos a lo largo del día. Durante los años, son muchos los estudios que atestiguan la importancia de llevar a cabo entrenamientos con ejercicios que involucren los grandes grupos musculares al menos tres veces por semana durante 20 minutos. En Personal Gim by ISG Sports te recomendamos destinar mínimo 30 minutos al día a ejercitarnos, tan solo dedicándole este tiempo notarás una significativa mejora en los sistemas músculo esquelético, cardiovascular, respiratorio y endocrino.

Lo ideal es alternar el ejercicio aeróbico: bici, correr, andar… con el ejercicio de fuerza: pesas, circuitos, máquinas…etc. Como ocurre con la alimentación, cuanto más variado sea tu entrenamiento, mejor. Debes saber que el deporte no solo tiene beneficios físicos, sino también de salud mental, pues reduce el estrés y la depresión, aumentando la autoestima e incluso mejorando las relaciones sociales. Limita el tiempo frente a la pantalla y ¡muévete! Además, favorecerá un mejor descanso, tercer pilar de un cuerpo sano.

Descanso

El descanso es fundamental porque el cuerpo necesita recuperarse de la actividad realizada durante el día. Los expertos recomiendan dormir 8 horas para recargarnos de energía para poder desarrollar eficazmente nuestras actividades diarias. Durante las horas que dormimos el organismo realiza una especie de “reset” donde el sistema nervioso, los músculos y diferentes aptitudes mentales como, por ejemplo, la capacidad de concentración o la memoria, se recomponen y nos permiten empezar de cero al día siguiente.

Además, descansar en condiciones influirá en el desempeño de nuestro trabajo, humor, rendimiento deportivo y equilibrio hormonal. En los tiempos que corren, tener un sistema inmunológico fuerte es una prioridad y, a través de un descanso adecuado, nuestro organismo podrá luchar de manera más eficaz contra las toxinas y gérmenes que nos amenazan de manera continua.

Como podéis ver, si combinamos realizar ejercicio físico con alimentarnos adecuadamente y dormir bien, estaremos mejorando nuestra salud física y mental. En ocasiones implantar estos hábitos puede resultar costoso, pero no te preocupes, empieza poco a poco, por ejemplo: mete alguna verdura y fruta en todas las comidas del día, intenta realizar al menos 30 minutos de ejercicio diario y procura dormir al menos 8 horas. Con esto, será más que suficiente para empezar a mejorar tu salud.