RECUPERAR LA FORMA TRAS EL VERANO CON UN ENTRENADOR PERSONAL

El verano es una época llena de helados, cervezas, granizados, comida rápida y momentos de relax que perdonamos en nuestra rutina. Un sinfín de actos de felicidad que nos ayudan a sobrellevar el calor y las vacaciones fuera de casa, pero de los que seguro nos acordamos al llegar septiembre.

Los que han trabajado en la operación bikini, es posible que continúen una dieta regular durante los meses de verano, pero lo cierto es que todos cometemos algún capricho en estación estival. Los expertos dicen que cada año aumentamos de 2 a 3 kilos durante las vacaciones de verano, por lo que si queremos recuperar el peso de una forma sana y progresiva, deberemos contar con la ayuda de un entrenador personal.

¿Cuáles son los trucos para recuperar el peso después del verano?

El miedo a la báscula es normal, pero no debe ser obsesivo. El peso no determina la salud de una persona, sino que debemos confiar en un entrenador personal para:

– Seguir una dieta equilibrada: es importante evitar las dietas rápidas y recordar que comer menos no es sinónimo de adelgazar más, sino que debemos seguir los consejos de un entrenador personal para compensar la masa muscular de forma saludable.

– Practicar una tabla de ejercicios: seguir el planning que nuestro entrenador personal ha personalizado para nosotros ayudará a mejorar el ritmo cardiaco y a bajar las grasas de nuestro cuerpo.

– Evitar el estrés postvacacional: el enemigo más importante a combatir al empezar la rutina. Deprimirnos por la vuelta al trabajo puede afectar negativamente a los ánimos, provocando un apetito escaso o desorbitado. Es importante mentalizarse durante el verano de que volver a un orden mejora nuestra rutina y, si es posible, evitar las vacaciones demasiado largas; mejor repartirlas durante el año. Para ello, seguiremos las pautas de nuestro entrenador personal, quien establece unos ejercicios acorde a nuestro día a día y se ajusta al estado de ánimo de su cliente para motivarle.