QUE UN EVENTO IMPORTANTE NO ARRUINE TU ENTRENAMIENTO

El verano es época de bodas, bautizos, comilonas de pueblo con la familia y barbacoas de playa con los amigos. Y mientras te pegas el atracón del año como si no hubiera mañana, piensas, ¿ qué estoy haciendo con mi dieta? En PersonalGim te damos las claves para disfrutar de un evento importante sin que ello suponga dejar de lado tu entrenamiento.

Tener un evento o reunión cada semana no te da carta blanca para arruinar tu dieta y tu planning de entrenamiento. Si pecas de avaricioso, puedes llegar a consumir 10.000 kilocalorías en cada menú. Como lo lees:

– Durante los aperitivos de una comida o cena en forma de cóctel de bienvenida se suelen ofrecer una media de diez a quince aperitivos. Siempre suele haber alimentos más y menos saludables, pero cada ración suele contener entre 50Kc y hasta 300Kc si son muy cargados. Con lo que, como decíamos, es fácil ingerir entre 600Kc y 1500Kc solo antes de sentarnos en la mesa. Todo ello sin contar con la bebida, que rara vez suele ser agua, sino cerveza, vino o refrescos azucarados.

– El menú: tres o cuatro platos, postre y café. Aquí las calorías dependen del menú, pero lo más normal es que ninguno se libre de carnes y pescados acompañados con salsas y guarnición. Haciendo una media de un menú completo, es muy fácil llevarse a la boca unas 3000Kc o 4000Kc.

– La post-comida o post-cena: seamos sinceros, con el postre no se acaba la puesta de botas. Especialmente las bodas suelen poner el broche de oro con la tarta, barra libre y dulces para el que se haya quedado receloso. Cada copa suma unas 300Kc o 450Kc a nuestra cuenta.

Como decíamos al inicio, sumar 10.000Kc en los eventos veraniegos es muy fácil. La clave es ser responsable y no comer más de lo que nuestro cuerpo necesita. Un día no hace daño, pero ningún exceso es bueno.