CÓMO EVITAR LESIONES EN CROSSFIT, ¡TE CONTAMOS LAS CLAVES!

El crossfit es uno de los deportes que más fama están teniendo en los gimnasios últimamente, pero para empezar a practicarlo sin ocasionar lesiones, es necesario tener claro en qué consiste esta disciplina.

El crossfit es un entrenamiento de alta intensidad que si no se practica con precaución puede inducir a riesgos para la salud. Es un deporte que exige una gran preparación física para levantar grandes pesos y fortalecer la musculatura de todo el cuerpo. Pero, ¿cómo evitar lesiones al practicar crossfit?

Para practicar crossfit es importante adoptar una postura correcta desde el principio, pues un mal gesto al levantar peso, pueden llevar a sufrir una lesión grave en la espalda o los brazos, por ejemplo. Es recomendable seguir las instrucciones de un entrenador personal o del monitor de nuestro gimnasio en Valencia para realizar cada ejercicio correctamente y a su tiempo, en función de tus necesidades, condiciones y objetivos individuales.

La primera capacidad que se debe desarrollar para evitar lesiones en el crossfit es la flexibilidad. El calentamiento previo es fundamental para que los músculos se estiren y aumente la temperatura de la sangre, de la misma manera que al finalizar el entrenamiento se aconseja estirar durante diez minutos para reconducir los músculos y el ritmo cardiaco a su posición normal.

Otro aspecto importante es escuchar a nuestro cuerpo. Si sentimos que debemos detener un ejercicio, es imprescindible que hagamos caso y no excedamos en desgaste. Las clases de crossfit se basan en repeticiones, por lo que la resistencia es clave para soportarlas. En el momento en el que aparezca alguna molestia o dolor bien en músculos o en huesos, se debe parar, ya que la fatiga es uno de los principales agravantes de las lesiones.

A veces no es suficiente con parar a respirar unos minutos. Es posible que nuestro cuerpo necesite tomarse unos días de descanso antes de volver a la clase de crossfit en Valencia. Especialmente cuando somos principiantes, nuestro organismo necesita un tiempo para adaptarse a las exigencias del trabajo físico.