¿CROSSFIT PARA EMBARAZADAS? YES!

Sí, habéis leído bien. Las futuras mamás  también pueden ser CrossFitters. El CrossFit es un sistema de entrenamiento funcional tan completo que se puede adaptar a prácticamente cualquier condición física.

Seguramente el miedo y la inseguridad aborda a muchas mujeres a realizar deporte durante el embarazo, pero lo cierto es que algunas disciplinas como el Pilates o el CrossFit resultan beneficiosas. Entre algunos de los beneficios, las gestantes que practiquen CrossFit tendrán partos mucho más rápidos y menos dolorosos que el resto de mamás, pues sus músculos pélvicos, abdominales y esfínteres serán muy flexibles. Además, el post operatorio correrá sin complicaciones y es posible una recuperación del 100% incluso después de una cesárea. Del mismo modo el bebé nacerá en condiciones ideales, sanas y con una condición fuerte, igual que la de su mamá.

El CrossFit puede practicarse durante cualquier etapa del embarazo, siempre y cuando el embarazo no sufra complicaciones físicas o emocionales importantes. Se recomienda disminuir la intensidad de los ejercicios a un 60 o 70% durante el primer trimestre, ya que es el período en el que hay mayor cantidad de riesgos de aborto, y por supuesto practicar este deporte en gimnasios certificados como PersonalGim. En nuestro gimnasio en Valencia encontrarás al mejor staff para ayudarte.

No obstante, si aun con las condiciones físicas óptimas, la mamá tiene dudas, miedos e inseguridad, no es recomendable para ella, pues no queremos que viva el embarazo angustiada, sino con sensaciones positivas.

Una vez haya sucedido el parto en condiciones normales, es recomendable que la paciente suspenda la práctica del CrossFit durante aproximadamente cuatro semanas. En caso de cesáreas, se recomienda volver a entrenar después de ocho a doce semanas. Es importante saber que al momento de retomar los entrenamientos, deberán ser bajo estricta supervisión de un entrenador CrossFit en Valencia.