DESMONTANDO MITOS (1): EL PILATES Y EL YOGA NO SON LO MISMO

Es muy común confundir el pilates con disciplinas similares como el yoga. De hecho, son prácticas complementarias, pero para nada derivadas una de la otra.

El pilates está mucho más enfocado al trabajo físico, conlleva una mayor implicación de fuerza muscular pero sin llegar a la hipertrofia. El objetivo es perder peso y aumentar una masa muscular fuerte, lo que nos proporcionará un mayor metabolismo y, por tanto, quemar más calorías. El pilates activa nuestro cuerpo para afrontar cada día con la mayor energía.

El pilates focaliza su trabajo especialmente en los músculos abdominales y del suelo pélvico, la clave para proveer de estabilidad y libertad de movimiento al resto del cuerpo. Esta es una de las razones por las que el pilates ha sido tan exitoso para personas con dolores de espalda. A partir de aquí, se trabajará el resto del cuerpo para conseguir un balance equilibrado en todos los músculos y articulaciones, así como la concentración y el control de la mente.

Por su parte, el yoga consiste en un estilo de vida más que en un deporte. Se centra sobre todo en alcanzar la paz mental. El objetivo no es tanto crear un físico fuerte, como ser consciente de él, conseguir una harmonía entre mente y cuerpo para liberar las energías tóxicas y negativas. Podríamos decir, por tanto, que el yoga es una parte de un método más complejo como el pilates.

Lo que tienen en común tanto el pilates como el yoga es la concentración, la relajación, el control de la respiración, la importancia de corregir la postura de la espalda y mejorar la flexibilidad de nuestros músculos y articulaciones paso a paso, sin llegar a forzarnos.

Si estás interesado en practicar pilates en Valencia, recuerda que en PersonalGim tenemos las mejores instalaciones y material para que consigas reducir el estrés diario y conseguir un cuerpo más ágil y descansado.