¿QUIÉN FUE EL CREADOR DEL MÉTODO PILATES?

Joseph Hubertus Pilates, nacido en Alemania en 1880, fue un niño muy delgado y enfermizo. Harto de sus recaídas, comenzó a estudiar anatomía humana, así como los antiguos entrenamientos griegos y romanos. Así se inició en disciplinas como el culturismo, la lucha, el taichí y la meditación, que lo ayudaron a superar sus carencias y a crear un método que se encuentra hoy en día en su punto más álgido.

El tiempo dio sus frutos, y Pilates consiguió convertirse en un gran atleta, especializado en el boxeo, la natación, el submarinismo, el esquí, además de la gimnasia. Estos logros catapultaron su fama y Pilates se trasladó a Inglaterra en 1912, donde comenzó a trabajar en el circo y a enseñar defensa personal.

Llegada la Primera Guerra Mundial, Pilates fue internado en un campo de concentración de Lancaster por su condición de alemán, y allí comenzó a enseñar sus métodos a los presos. Pilates adquirió fama de boca en boca y fue trasladado a la Isla de Man, donde trabajó como enfermero de soldados de guerra. Allí, veía desesperar a todos los malheridos que yacían en camillas y no podían apenas moverse. Por ello, este polifacético deportista siguió perfeccionando su método para propiciar su rehabilitación.

Acabada la guerra, Pilates volvió a Alemania, y su fama se extendió a las clases altas de la sociedad nacional e internacional, que lo requerían en sus ejércitos o en sus lujosas casas para rehabilitar a veteranos de guerra, bailarines o antiguos deportistas que habían quedado inmovilizados sin remedio. Incluso los médicos se dieron cuenta que con el método Pilates, los enfermos se recuperaban de una manera más rápida y efectiva.

El método Pilates como lo conocemos hoy en día, fue plasmado en papel por algunos de los alumnos tras su muerte en 1967. Aunque en los últimos años se ha popularizado para mantener la figura en forma, también ayuda a mejorar la salud de todo el cuerpo gracias a sus ejercicios entrenamiento físico y mental que combina gimnasia, traumatología y yoga para producir una sinergia entre fuerza muscular, control mental y de la respiración y, finalmente, relajación.

Si después de descubrir el origen de esta disciplina te pica el gusanillo, recuerda que te esperamos en Valencia en PersonalGim para empezar con tus clases de pilates.