ENTRENAMIENTO FUNCIONAL VS ENTRENAMIENTO CONVENCIONAL

Frente al entrenamiento convencional, el entrenamiento funcional consiste en entrenar con un propósito concreto, todo el trabajo se enfoca para alcanzar ese objetivo. En nuestro post de hoy te contamos las ventajas de esta rutina frente al entrenamiento clásico.

El entrenamiento funcional adopta la diversidad de ejercicios para mejorar la tanto la vida deportiva como cotidiana de aquel que lo realiza. Originalmente este tipo de entrenamiento, en contraposición al convencional, ha estado relacionado con la rehabilitación y la medicina deportiva, donde el terapeuta enseña al paciente a recuperar los movimientos rutinarios que acostumbra a realizar en su vida diaria, para así curar la lesión que sufre y conseguir su máximo nivel de esfuerzo, como el que disponía antes de enfermar.

Pero la realidad es que hoy en día cada vez son más que los que adquieren el entrenamiento funcional en su rutina deportiva, en especial las celebrities que tanto seguimos en nuestras pantallas y cuyo estilo de vida queremos imitar.

El entrenamiento funcional debe integrar todos los aspectos del movimiento humano, un entendimiento que debe venir de parte del preparador físico. Se trata de una práctica que basa todo el trabajo en la fuerza de todo el cuerpo, no solo de un grupo aislado de músculos. No hablamos de la fuerza que se utiliza en los deportes, sino también de la vida cotidiana y laboral. Un buen entrenador funcional debe tener un ojo observador para ver qué sucede a su alrededor: cómo se desenvuelven los niños en el parque, los adultos en la oficina, la postura que se adquiere al trabajar o los movimientos al conducir o al subir la compra, para después exportarlos al plan de entrenamiento que lleve a cabo con los pacientes.

No se trata de hacer los músculos más grandes, sino más fuertes, de mejorar la coordinación y optimizar la interacción de las articulaciones y los grupos musculares. Si tu objetivo no es tener más masa muscular, sino hacer de la que tienes un bloque de acero, el entrenamiento funcional es tu opción.