LA INFLUENCIA DE LA COMIDA EN TU ENTRENAMIENTO CROSSFIT

El Crossfit es un entrenamiento de alta exigencia física por eso lo que comas antes de tu clase puede afectar y mucho a tu rendimiento. Entonces, ¿qué debo comer antes de mi entrenamiento para rendir al máximo? Te lo contamos.

Cuando hacemos ejercicio aumenta nuestro gasto calórico, con algunos entrenamientos menos pero con el Crossfit quemamos un montónd e calorías. Por eso nuestro cuerpo debe estar listo para deshacerse de la grasa y empezar a ganar músculo. Recuerda que para ponerte en forma saludablemente lo mejor es seguir una dieta equilibrada (la Mediterránea, por ejemplo) y no eliminar alimentos aleatorios de nuestra dieta ya que en el equilibrio está la clave.

Durante un entrenamiento de Crossfit se trabaja todo el cuerpo realizando diferentes ejercicios que podrían considerarse parte del boxeo, bicicleta, remo o pesas. Para aprovecharlo al máximo debemos preparar nuestro organismo y darle combustible para trabajar a tope.

En cualquier práctica de ejercicio se quema primero la glucosa, luego el glucógeno y por último la grasa como combustible final para aprovechar al máximo el entrenamiento. En las dietas para perder peso se suelen eliminar los alimentos ricos en carbohidratos como pasta y cereales, lo que produce más fatiga en los entrenamientos ya que elimina la glucosa de la sangre. Por eso te desglosamos el menú ideal para rendir en el Crossfit:

DESAYUNO: debe incluir cereales con fibra, lácteos y fruta. Si entrenas por la mañana ésta es la comida más importante, así que ni se te ocurra venirte sin desayunar.

COMIDA Y CENA: combina proteínas con verduras o carbohidratos con verduras y fruta de postre. ¿Por qué siempre fruta? Porque evita la deshidratación que causa calambres y agotamiento en el Crossfit, ¿y cuál es la mejor? el plátano, por su alto contenido en potasio te proporcionará energía inmediata.

Si tu entrenamiento de Crossfit es por la tarde y han pasado más de tres horas desde la última comida debes prestar mucha atención a la merienda, plantéala como un desayuno e incluye cereales con fibra, algún lácteo y una pieza de fruta.